Los trastornos del gusto, qué son

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    Se consideran trastornos del gusto a todas aquellas enfermedades que afectan de forma directa a este sentido. A pesar de no ser mortales, sí que son bastante molestos y generan una preocupación muy grande en quienes los padecen, especialmente después de una época tan delicada como la del coronavirus, donde la pérdida del gusto era uno de los principales síntomas de esta enfermedad. Así, los trastornos del gusto pueden deberse a múltiples factores, desde efectos secundarios de ciertas medicaciones, hasta incluso problemas de carácter psicológico. Es importante tener en cuenta que dichos trastornos no tienen cura, aunque sí que existen tratamientos específicos para ayudar a quienes lo padecen a tener cierto control sobre los síntomas.

    Los trastornos del gusto, qué son

    Tipos de trastornos del gusto

     

    A la hora de hablar de los trastornos del gusto, es importante tener en cuenta que existen diferentes tipos y que cada uno tiene unas características individuales que deben ser tratadas dependiendo del caso. Así, dichos trastornos se pueden clasificar en ageusia, hipogeusia y disgeusia.

     

    Ageusia

     

    La ageusia se caracteriza por la falta total del gusto, es decir, aquellos que lo padecen no tienen la capacidad de distinguir ningún tipo de sabor. Es algo muy frecuente después de haber padecido un derrame cerebral o una infección, aunque sus causas generalmente son bastante variadas. Por otra parte, aquellas personas que han recibido un impacto o golpe muy fuerte también pueden padecer de agenesia.

     

    Cómo usar ortodoncia invisible

     

    Hipogeusia

     

    La hipogeusia, al contrario de lo que ocurre con la ageusia, es la disminución del sentido del gusto, sin llegar a la pérdida total del mismo. Esto, no obstante, puede hacer que las personas que lo padecen tengan problemas para distinguir los diferentes sabores que tienen los alimentos. Las personas que padecen este trastorno tienen dificultad para saborear alimentos dulces y salados, aunque no tienen problema con los que son ácidos.  Generalmente, la hipogeusia se produce por herencia genética en la mayoría de los casos, aunque también puede darse como consecuencia de algunos tratamientos agresivos como es el caso de la radioterapia para el cáncer. En algunas ocasiones, la hipogeusia también se presenta debido a enfermedades como es el caso del síndrome de Sjögren.

     

    Consideraciones a tener en cuenta con los empastes

    Disgeusia

     

    Las personas que padecen de disgeusia es completamente distinta a los trastornos mencionados anteriormente, pues estas sí que pueden experimentar sabores a la hora de comer alimentos, pero dichos sabores son siempre agrios, amargos, o metálicos. Es la más característica a raíz del COVID-19, aunque también puede darse tras haber ingerido ciertos medicamentos, tabaco o incluso debido al propio envejecimiento. A su vez, la disgeusia puede terminar clasificándose en distintos tipos, como es el caso de la parageusia, donde la persona afectada llega a experimentar sabores que realmente no existen.

     

    Síntomas de un trastorno del gusto

     

    Los trastornos del gusto se pueden identificar con relativa facilidad si se conocen de primera mano los síntomas de los mismos. Así, estos son algunos de los signos más comunes de que una persona padece de alguno de dichos trastornos:

     

    • Incapacidad de distinguir el sabor de ciertos alimentos: Si a la hora de consumir cualquier alimento la persona no es capaz de percibir a qué es lo que sabe, o apenas lo nota, es el claro indicador de que se puede estar produciendo un trastorno del gusto.

     

    • Mal sabor persistente: También puede darse que la persona afectada tenga sensación de un gusto salado, amargo o incluso metálico poco agradable que persiste demasiado en el tiempo.

     

    ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad del gusto?

     

    En los trastornos del gusto, así como también ocurre con los del olfato, deben ser tratados siempre por un profesional que tenga experiencia en este tipo de problemas. Así, algunos de los síntomas mencionados anteriormente son importantes a tener en cuenta en caso de sospechar que podemos padecerlos en algún momento. Por ejemplo la falta de gusto, especialmente de aquellos alimentos que tengan un sabor especialmente fuerte o característico, así como un regusto desagradable en la boca que sea permanente son claros

     

    Cuidados con el bruxismo

    ¿Cómo y quién lo diagnostica?

     

    Los trastornos del gusto y el olfato deben ser siempre tratados y revisados por un otorrinolaringólogo, un profesional que está encargado y especializado en tratar todos aquellos problemas directamente relacionados con la garganta, naríz, oído, cuello y cabeza. En caso de experimentar cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados, es necesario acudir a este profesional para que él determine cómo de grave es el trastorno de cada persona a nivel individual, así como el grado de sabor que experimenta el paciente en particular. A través de la comprobación de distintos alimentos o sustancias con distintos sabores, esto será relativamente sencillo de identificar. No obstante, dentro de esta revisión también se incluye un exámen a nivel físico de la nariz, los oídos y la garganta, así como una evaluación de la higiene dental del paciente en cuestión.

     

     

    ¿Cómo se pueden tratar los trastornos del gusto?

     

    El otorrinolaringólogo será el profesional encargado de revisar a nivel individual a cada paciente a través de un exámen o diagnóstico completo, como bien se ha comentado en el apartado anterior. Así, se podrá conocer la causa que está originando ese trastorno. Estos serán mucho más sencillos de tratar cuando se convierten en una consecuencia derivada de la ingesta de ciertos medicamentos, pues simplemente habrá que reducir la dosis, o cambiarla. Por supuesto, la higiene oral que tenga cada persona también va a ser un factor decisivo, ya que en ocasiones el mal sabor de boca no se debe a un trastorno del gusto, sino a una limpieza dental insuficiente que debe ser corregida cuanto antes. Por otra parte, también es posible mejorar y cambiar la alimentación para que el sabor de la comida sea algo más agradable, a través de hierbas aromáticas o especias.

     

     

    ¿Cuánto tiempo se tarda en recuperar el gusto?

     

    El tiempo en el que una persona pueda recuperar el gusto va a depender enormemente del caso particular, así como de la causa que ha originado el propio trastorno. En ocasiones, estos desaparecen de manera espontánea, y en otras después del tratamiento. Sin embargo, sigue siendo recomendable acudir a un profesional para que éste determine cuál es la mejor solución para cada paciente a nivel individual.

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades