¿Qué son las abfracciones y qué soluciones tiene?

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    Las abfracciones y abrasiones dentales han sido objeto de estudio e interés en la odontología contemporánea debido a su prevalencia y efectos negativos en la salud bucal. A lo largo de la historia de la odontología, se ha reconocido la importancia de las fuerzas oclusales y las fuerzas de fricción en la etiología de las lesiones dentales. Sin embargo, la comprensión de las abfracciones y abrasiones como entidades clínicas específicas ha evolucionado en los últimos años.

    Qué son las abfracciones

    Las abfracciones son lesiones en la estructura dental que se caracterizan por la pérdida de tejido duro, principalmente esmalte, en la zona cervical de los dientes. Estas lesiones se presentan como pequeñas muescas o hendiduras en la superficie dental, cerca de la encía. La etiología de las abfracciones es multifactorial y puede estar relacionada con la combinación de fuerzas oclusales, estrés mecánico repetitivo, así como factores biológicos y bioquímicos. Se cree que las fuerzas de masticación, la bruxismo (rechinar de dientes), la maloclusión y las fuerzas parafuncionales pueden contribuir al desarrollo de las abfracciones.

    Recomendaciones sobre la estética dental

     

    En las últimas décadas del siglo XX y principios del siglo XXI, se realizaron numerosos estudios clínicos y de laboratorio para investigar las causas y los factores de riesgo asociados con las abfracciones y abrasiones dentales. Estas investigaciones han proporcionado una base científica para comprender mejor las características clínicas y los mecanismos de desarrollo de estas lesiones.

     

    En la actualidad, el enfoque en el manejo de las abfracciones y abrasiones dentales se centra en la prevención y el tratamiento conservador. Se promueve la educación y la concienciación de los pacientes sobre la importancia de una buena técnica de cepillado, el uso de cepillos de cerdas suaves y la elección adecuada de productos de higiene bucal.

     

    Se han desarrollado técnicas restauradoras y materiales dentales específicos para tratar estas lesiones, como resinas compuestas y cementos de ionómero de vidrio. Estas soluciones buscan restablecer la integridad estructural y funcional de los dientes afectados, minimizando la progresión de las lesiones y aliviando los síntomas asociados.

    Causas de las abfracciones

    Las abfracciones son lesiones dentales que resultan de una combinación de factores mecánicos y biológicos. Aunque su etiología no está completamente definida, se han propuesto diversas teorías para explicar su origen.

     

    Desde el punto de vista mecánico, se cree que las abfracciones son el resultado de fuerzas oclusales excesivas o desequilibradas que actúan sobre los dientes. Estas fuerzas pueden ser causadas por hábitos parafuncionales, como el bruxismo (rechinar de dientes), el apretamiento dental o la masticación unilateral. Asimismo, las fuerzas de masticación pueden concentrarse en ciertas áreas de los dientes, especialmente en la zona cervical, lo que predispone a la formación de abfracciones.

     

    Por otro lado, desde el punto de vista biológico, se ha postulado que las abfracciones están relacionadas con cambios en la estructura y composición del tejido dental. Algunos estudios sugieren que la desmineralización del esmalte y la dentina, asociada con factores como la erosión ácida o la enfermedad periodontal, puede debilitar la estructura dental y predisponerla a la formación de abfracciones. De igual manera, se ha observado una disminución en la elasticidad de los tejidos periodontales en las zonas afectadas, lo que puede contribuir a la aparición de estas lesiones.

     

    Es importante destacar que las abfracciones son el resultado de la interacción compleja entre factores mecánicos, biológicos y comportamentales. No existe una única causa para su desarrollo, y es probable que múltiples factores actúen de manera conjunta. Es importante considerar que cada individuo puede presentar susceptibilidades y predisposiciones genéticas únicas, lo que puede influir en la aparición y progresión de las abfracciones.

    ¿Cómo se debe hacer un blanqueamiento dental?

     

    La gravedad de las abfracciones dentales puede variar dependiendo de varios factores, como la extensión de la lesión, la profundidad, la ubicación y la presencia de síntomas asociados. En general, las abfracciones se consideran una condición dental de importancia clínica debido a su potencial impacto en la salud bucal y la calidad de vida del paciente.

     

    En casos leves, donde las abfracciones son pequeñas y no afectan significativamente la estructura dental, la gravedad puede ser baja. Estas lesiones pueden ser asintomáticas o causar molestias mínimas, como sensibilidad dental ocasional. En estas situaciones, las abfracciones pueden no requerir un tratamiento inmediato y pueden manejarse mediante la implementación de estrategias conservadoras.

     

    Sin embargo, a medida que las abfracciones progresan y se vuelven más extensas, la gravedad aumenta. Las lesiones más grandes pueden provocar una mayor pérdida de estructura dental, debilitando los dientes y aumentando el riesgo de fracturas. Las abfracciones más profundas pueden exponer la dentina y los conductos dentinarios, lo que puede generar sensibilidad dental significativa e incluso inflamación pulpar.

     

    En casos severos, las abfracciones pueden afectar negativamente la función masticatoria y la estética dental. La pérdida de estructura dental en la zona cervical puede alterar la distribución de las fuerzas oclusales y causar desequilibrios en la oclusión. Esto puede llevar a una carga excesiva en otros dientes, desencadenando una cascada de desgaste dental adicional.

     

    Además de las causas más comunes de las abfracciones dentales, como las fuerzas oclusales excesivas y el estrés mecánico repetitivo, existen algunas causas menos comunes que también pueden contribuir al desarrollo de estas lesiones. A continuación, haremos mención de algunas de estas causas menos frecuentes:

     

    • Maloclusión severa: Una mordida incorrecta o una maloclusión grave pueden generar una distribución anormal de las fuerzas oclusales en los dientes. Esto puede aumentar la carga sobre las zonas cervicales de los dientes y provocar el desarrollo de abfracciones.

     

    • Traumatismo dental: Los traumatismos dentales, como golpes o impactos fuertes en los dientes, pueden causar la formación de abfracciones. El estrés mecánico generado por el traumatismo puede debilitar la estructura dental y llevar a la fractura o desgaste en la zona cervical.

     

    • Bruxismo severo: El bruxismo, que se caracteriza por el rechinamiento o apretamiento excesivo de los dientes, puede ejercer fuerzas excesivas y repetitivas sobre los dientes. Esto puede contribuir al desarrollo de abfracciones, especialmente en los dientes posteriores que soportan una carga de masticación más intensa.

     

    • Enfermedades periodontales avanzadas: Las enfermedades periodontales que afectan los tejidos de soporte alrededor de los dientes, como la periodontitis avanzada, pueden provocar una reabsorción ósea y una pérdida de soporte dental. Esto puede predisponer a la formación de abfracciones debido a la alteración de la distribución de las fuerzas oclusales.

     

    • Factores genéticos y estructurales: Algunos estudios sugieren que ciertos factores genéticos y estructurales pueden aumentar la susceptibilidad a las abfracciones dentales. Esto incluye la variabilidad en la composición y microestructura del esmalte y la dentina, así como la alteración en las propiedades biomecánicas de los tejidos dentales.

     

    Si bien estas causas menos comunes de las abfracciones pueden contribuir a su desarrollo, es importante destacar que la mayoría de las lesiones son el resultado de una combinación de factores, incluyendo tanto fuerzas oclusales como cambios biológicos en los tejidos dentales. Un enfoque integral y una evaluación individualizada son necesarios para comprender y abordar adecuadamente las causas subyacentes de las abfracciones dentales en cada paciente.

     

    ¿Cómo se diagnostican las abfracciones?

    El diagnóstico de las abfracciones dentales puede ser un desafío debido a su naturaleza multifactorial y a la falta de signos y síntomas específicos. Sin embargo, cuando se realiza una evaluación adecuada por parte de un profesional de la odontología, el diagnóstico de las abfracciones puede ser bastante acertado.

     

    El proceso de diagnóstico generalmente implica una combinación de historia clínica detallada, examen clínico y evaluación radiográfica. Durante la historia clínica, el dentista recopilará información sobre los síntomas del paciente, como sensibilidad dental, dolor o fracturas dentales. También se tomará en cuenta la información sobre los hábitos de cepillado dental, bruxismo y la presencia de factores de riesgo como la maloclusión.

    Diferentes tipos de corona

     

    El diagnóstico de las abfracciones se basa en una evaluación clínica exhaustiva y en la utilización de técnicas complementarias para confirmar y caracterizar adecuadamente estas lesiones dentales. El examen clínico inicial se centra en la inspección visual y táctil de los dientes y las estructuras periodontales. Durante esta evaluación, el profesional de la odontología busca la presencia de pequeñas muescas o hendiduras en la superficie dental, especialmente en la zona cervical. Se presta atención a la localización, extensión, profundidad y forma de las lesiones, así como a cualquier signo de sensibilidad o inflamación asociada.

     

    Adicional al examen clínico, se pueden emplear técnicas complementarias para el diagnóstico de las abfracciones. La radiografía intraoral, como la radiografía periapical o la radiografía interproximal, puede ser útil para identificar la presencia de cambios en la estructura dental, como la pérdida de esmalte o dentina en la zona cervical. Asimismo, las imágenes radiográficas pueden ayudar a descartar otras patologías dentales, como caries interproximales.

     

    En algunos casos, se puede recurrir a técnicas de imagen avanzadas, como la tomografía computarizada cone beam (CBCT) o la resonancia magnética, para obtener una visualización tridimensional de las lesiones y evaluar su relación con las estructuras adyacentes.

     

    Es importante destacar que el diagnóstico de las abfracciones debe realizarse de manera diferencial, descartando otras condiciones dentales que puedan presentar características clínicas similares, como caries, fracturas dentales o desgaste dental patológico. Para ello, se considera la información clínica, los hallazgos radiográficos y, en casos más complejos, se puede realizar una exploración más detallada utilizando técnicas complementarias.

    Diferencias  entre las abfracciones y las abrasiones dentales

    Las abfracciones y las abrasiones dentales son dos tipos de lesiones que afectan la estructura dental, pero se distinguen por sus características clínicas y causas subyacentes. Las abfracciones son lesiones caracterizadas por la pérdida de tejido duro, principalmente esmalte, en la zona cervical de los dientes.

     

    Estas lesiones se presentan como pequeñas muescas o hendiduras en la superficie dental cerca de la encía. Las abfracciones se asocian generalmente con fuerzas oclusales excesivas y desequilibradas, así como con cambios biológicos en los tejidos dentales, como la desmineralización del esmalte y la dentina. El estrés mecánico repetitivo y las fuerzas de masticación pueden contribuir al desarrollo de las abfracciones.

     

    Por otro lado, las abrasiones dentales son lesiones que resultan de la fricción mecánica de los dientes contra superficies externas, como el cepillado dental vigoroso con cepillos de cerdas duras o el uso inadecuado de objetos extraños para limpiar los dientes. Estas lesiones se caracterizan por la pérdida de tejido duro, principalmente esmalte, en áreas expuestas a fuerzas de fricción, como los cuellos dentales y las superficies oclusales. Las abrasiones se presentan como surcos o hendiduras en la superficie dental y suelen ser más uniformes y más definidas que las abfracciones.

    Tratamiento de las abfracciones

    El tratamiento de las abfracciones dentales se basa en un enfoque individualizado que tiene como objetivo preservar la estructura dental, aliviar los síntomas y restaurar la función oclusal adecuada. La elección del tratamiento depende de varios factores, incluyendo la extensión de la lesión, la sintomatología del paciente y la presencia de otras condiciones bucales concomitantes.

     

    Los tratamientos para las abfracciones dentales pueden ser eficaces en la mayoría de los casos, especialmente cuando se realiza un diagnóstico temprano y se implementa un plan de tratamiento adecuado. Sin embargo, la eficacia del tratamiento puede variar dependiendo de varios factores, como la gravedad de las lesiones, la adherencia del paciente al tratamiento y la presencia de condiciones bucales concomitantes.

     

    En casos leves de abfracciones, donde la lesión es pequeña y no hay síntomas significativos, se pueden implementar estrategias conservadoras. Estas pueden incluir la modificación de hábitos oclusales, la corrección de la maloclusión subyacente y la eliminación de las fuerzas parafuncionales. Asimismo, se puede recomendar el uso de protectores bucales o férulas nocturnas para reducir la carga oclusal durante el bruxismo.

     

    La restauración dental es otro componente importante en el tratamiento de las abfracciones. Se pueden utilizar materiales restauradores como las resinas compuestas o los cementos de ionómero de vidrio para reconstruir las áreas afectadas y prevenir una mayor progresión de las lesiones. Estos materiales permiten una restauración estética y funcional, y pueden ser adaptados para lograr una distribución adecuada de las fuerzas oclusales.

     

    En casos más avanzados, donde las abfracciones sean extensas o provoquen sensibilidad dental severa, puede ser necesario recurrir a tratamientos más invasivos. En estos casos, se pueden considerar opciones como la colocación de coronas o incrustaciones dentales para proteger y restaurar la estructura dental comprometida. Estas restauraciones proporcionan una mayor resistencia mecánica y protegen la zona cervical del diente. Es importante tener en cuenta que en casos donde las abfracciones han provocado la exposición de la dentina y la formación de lesiones cariosas, puede ser necesario un tratamiento endodóntico adicional para preservar la vitalidad del diente.

     

    Aparte del tratamiento específico de las abfracciones, se debe considerar la prevención de futuras lesiones. Esto implica educar al paciente sobre una adecuada técnica de cepillado dental, el uso de cepillos de cerdas suaves y la elección adecuada de productos de higiene bucal. También se recomienda realizar controles periódicos para detectar y tratar a tiempo cualquier signo de desgaste dental y abfracciones incipientes.

     

    Es importante destacar que la gravedad de las abfracciones también puede influir en las opciones de tratamiento. En casos leves, pueden ser suficientes medidas conservadoras y restauraciones mínimamente invasivas. Sin embargo, en situaciones más graves, puede ser necesario recurrir a tratamientos más extensos, como la colocación de coronas o incrustaciones dentales, para restaurar la función y la estética dental.

     

    La educación sobre las abfracciones dentales es de suma importancia tanto para los profesionales de la odontología como para los pacientes. La prevención es uno de los principales beneficios de estar bien informado sobre las abfracciones. Al comprender los factores de riesgo y las medidas preventivas, los pacientes pueden adoptar prácticas adecuadas de higiene oral, evitar fuerzas oclusales excesivas, mantener una dieta equilibrada y controlar el bruxismo. Esta conciencia les permite reducir la probabilidad de desarrollar abfracciones dentales.

     

    Además, permite a los pacientes detectar posibles lesiones en etapas tempranas. Al estar conscientes de los signos y síntomas como la sensibilidad dental, el dolor o la aparición de fracturas, los pacientes pueden buscar atención dental y recibir un diagnóstico oportuno. Esto facilita un tratamiento temprano y evita la progresión de las lesiones.

     

    La educación también desempeña un papel importante en el tratamiento de las abfracciones. Al comprender los diferentes enfoques de tratamiento disponibles, los pacientes pueden tomar decisiones informadas junto con su dentista. Discutir las opciones de tratamiento, los beneficios y las limitaciones de cada uno les permite participar activamente en su plan de tratamiento y colaborar con el dentista para lograr resultados óptimos.

     

    Otro aspecto crucial de la educación es el manejo de los síntomas asociados con las abfracciones. Los pacientes pueden aprender estrategias para aliviar la sensibilidad dental y mejorar su calidad de vida. Conocer el uso de productos de higiene oral específicos, como pastas dentales desensibilizantes o enjuagues bucales, así como técnicas de cepillado adecuadas, les brinda herramientas para enfrentar los síntomas de manera efectiva.

     

    Además de los beneficios individuales, la educación sobre las abfracciones promueve una mayor conciencia sobre la importancia de la salud bucal en general. Al comprender cómo las abfracciones pueden afectar la salud y la función de los dientes, los pacientes adoptan una actitud proactiva hacia su cuidado oral en general. Esto incluye visitas regulares al dentista, mantener una buena higiene oral y buscar atención temprana para cualquier problema dental.

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades