Caseum amigdalar piedras amigdalares

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    Las piedras amigdalares o caseum amigdalar son una condición común pero a menudo subestimada que afecta a muchas personas. Estas pequeñas protuberancias blancas o amarillas que se forman en las amígdalas pueden ser molestas y desagradables, y pueden ser un signo de un problema subyacente más grave. Aunque no son peligrosas en sí mismas, las piedras amigdalares pueden causar mal aliento, irritación de la garganta y dolor al tragar.

    Caseum amigdalar piedras amigdalares

    Causas del caseum amigdalar

    El caseum amigdalar, también conocido como piedras amigdalares, se produce cuando las bacterias, los restos de alimentos y otros desechos se acumulan en las criptas de las amígdalas. Estas criptas son pequeñas hendiduras en la superficie de las amígdalas y pueden retener restos de alimentos, células muertas y bacterias, que luego se solidifican y se forman en piedras amigdalares.

    ¿Cuándo retirar un implante dental?

     

    Tener amígdalas grandes, sufrir de infecciones respiratorias frecuentes, fumar tabaco y tener una higiene bucal deficiente, personas que tienen una dieta rica en azúcares y carbohidratos también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar piedras amigdalares, ya que estos alimentos pueden promover el crecimiento de bacterias en la boca.

    Síntomas del Caseum amigdalar

    El caseum amigdalar se caracteriza por la presencia de pequeñas masas blancas o amarillentas en las amígdalas. Dentro de sus síntomas más comunes incluyen:

     

    • Mal aliento persistente y desagradable.
    • Dolor o molestias en la garganta. al tragar o hablar.
    • Tos o carraspeo frecuente.
    • Sensación de cuerpo extraño en la garganta.
    • Inflamación de las amígdalas y enrojecimiento en la zona.
    • Dificultad para tragar alimentos más grandes o sólidos.

    ¿Cómo eliminar el Caseum de la garganta?

    Una buena higiene bucal es esencial para prevenir y eliminar las piedras amigdalares. Se pueden remover manualmente con un bastoncillo de algodón o jeringa con punta de irrigación, o mediante tratamientos médicos como láser o crioterapia. Las gárgaras con agua tibia y sal pueden ayudar, pero es importante tener cuidado al hacerlo para no dañar las amígdalas.

     

    ¿Quiénes pueden desarrollar cálculos amigdalinos?

    Las personas que han tenido amigdalitis recurrente o crónica tienen un mayor riesgo de desarrollar piedras amigdalares. Las personas mayores de 40 años y las personas con amígdalas grandes tienen un mayor riesgo de desarrollar piedras amigdalares. Asimismo, una higiene bucal deficiente podría permitir la acumulación de bacterias y residuos alimentarios en la boca, lo que puede aumentar el riesgo de formación de piedras amigdalares. Por otra parte, el tabaco puede causar sequedad en la boca, pudiendo aumentar el riesgo de formación de piedras amigdalares.

    ¿Cómo se tratan los cálculos amigdalinos?

    Una buena higiene bucal previene y reduce la formación de cálculos amigdalinos. Se pueden eliminar manualmente con bastoncillos o jeringas. La terapia láser o crioterapia destruyen los cálculos amigdalinos. Si es necesario, se puede realizar una amigdalectomía.

    Tratamientos de los calculos amigdalinos

    Existen varios tratamientos disponibles para ayudar a eliminar los cálculos y prevenir su formación en el futuro. Una buena higiene bucal, la terapia láser y la crioterapia son opciones no invasivas que pueden ser efectivas para destruir los cálculos. En casos graves o recurrentes, puede ser necesario realizar una amigdalectomía.

    Cirugía en las amígdalas

    La amigdalectomía se realiza generalmente bajo anestesia general y puede ser un procedimiento ambulatorio o requerir una estadía corta en el hospital. Durante la cirugía, se realiza una incisión en la garganta para acceder a las amígdalas y se utilizan instrumentos quirúrgicos para extraerlas. La amigdalectomía se utiliza a menudo para tratar infecciones recurrentes de las amígdalas, cálculos amigdalinos, problemas respiratorios o apnea del sueño.

     

    Los pacientes que experimentan dolor de garganta frecuente, fiebre recurrente, dificultad para tragar o respirar y ronquidos pueden ser candidatos para una amigdalectomía. Después de la cirugía, se puede experimentar dolor de garganta, dificultad para tragar y una sensación de sequedad en la garganta.

    ¿Es mejor la ortodoncia invisible?

    Criptolisis amigdalar con láser

    La criptolisis amigdalar con láser es un procedimiento no quirúrgico que utiliza un láser de baja potencia para eliminar los cálculos amigdalinos de las criptas de las amígdalas. Es rápido, se realiza en el consultorio del médico y no requiere anestesia. Este tratamiento puede ser una alternativa eficaz y menos invasiva a la cirugía de amígdalas para tratar cálculos amigdalinos recurrentes.

    Prevención del caseum en la garganta

    Existen algunas formas de prevención que podemos aplicar en nuestro día a día.

     

    • Cepillarse los dientes, usar hilo dental y enjuague bucal regularmente puede ayudar a eliminar las bacterias de la boca y reducir la acumulación de material en las amígdalas.

     

    • Beber suficiente agua y líquidos puede ayudar a mantener la garganta hidratada y reducir la acumulación de material en las amígdalas.

     

    • Evitar el tabaco y el alcohol. Ya que fumar y beber alcohol pueden irritar la garganta y aumentar el riesgo de infecciones de las amígdalas.

     

    • Hacer enjuagues bucales con agua tibia y sal puede ayudar a reducir la inflamación de las amígdalas y reducir la acumulación de material en ellas.

    Limpieza con bastoncillos

    Limpiar las amígdalas con bastoncillos puede no ser seguro ni efectivo para prevenir o eliminar los cálculos amigdalinos. Si se desea limpiar los cálculos manualmente, se pueden usar jeringas de irrigación con solución de agua tibia y sal, pero puede ser doloroso y no siempre es efectivo.

    Hacer gárgaras

    Hacer gárgaras es una mezcla de agua tibia y sal. Disuelve una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y haz gárgaras con la solución varias veces al día. Esto puede ayudar a reducir la inflamación y eliminar las bacterias de la garganta. También hay soluciones comerciales específicas para hacer gárgaras que se pueden encontrar en las farmacias, que a menudo contienen ingredientes como el peróxido de hidrógeno, la clorhexidina o el bicarbonato de sodio.

    ¿Es posible quedarse con la muela del juicio?

    Otras recomendaciones

    Beber suficiente agua durante el día puede ayudar a mantener la garganta húmeda y reducir la acumulación de material en las amígdalas. Una dieta saludable y equilibrada puede ayudar a prevenir la formación de cálculos amigdalinos. Se recomienda evitar los alimentos grasos, procesados y azucarados y aumentar el consumo de frutas, verduras y proteínas magras.

     

    El reflujo gastroesofágico, que puede causar acidez estomacal y regurgitación, puede contribuir a la formación de cálculos amigdalinos. Una buena higiene bucal, incluyendo el cepillado regular de los dientes y la lengua, el uso de hilo dental y la limpieza de la lengua, puede ayudar a reducir la acumulación de bacterias en la boca y prevenir la formación de cálculos amigdalinos.

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades