¿Me puedo poner ortodoncia por segunda vez?

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    Imagina esto: te adentraste en el mundo de la ortodoncia con grandes expectativas, anhelando la perfección y la sonrisa radiante que tanto ansiabas. En cambio, la realidad te golpeó como un torbellino, dejándote perplejo y descontento con los resultados de tu primera experiencia. Ahora te encuentras en una encrucijada, preguntándote si es sabio embarcarse en una segunda vuelta por el incierto camino de los brackets.

    Me puedo poner ortodoncia por segunda vez

    La buena noticia es que una segunda oportunidad está a tu alcance. Al embarcarte en este viaje de ortodoncia por segunda vez, tienes la oportunidad de corregir los errores del pasado y lograr los resultados que realmente deseas. Ahora cuentas con la experiencia previa y un mayor conocimiento de lo que implica el tratamiento ortodóntico, lo cual te otorga una ventaja única.

    Recomendaciones para un buen diseño de sonrisa

    ¿Por qué ponerse ortodoncia por segunda vez?

    Por extraño que pueda parecer, hay varias razones por las que alguien puede optar por llevar aparatos de ortodoncia por segunda vez. En primer lugar, nuestros cuerpos no son esculturas estáticas, sino obras en constante evolución. A medida que crecemos y envejecemos, nuestros dientes pueden sufrir cambios sutiles o recaer de su alineación una vez perfecta. Es como un rompecabezas cautivador, en el que las piezas se reorganizan con el tiempo. En tales casos, una segunda ortodoncia se convierte en una poderosa herramienta para recuperar y reparar esos errores o malas experiencias del pasado.

    La primera ortodoncia no fue como esperaba

    Es natural sentirse desilusionado si la primera vez que usaste ortodoncia no cumplió tus expectativas. Quizás el resultado final no fue tan perfecto como esperabas o el proceso fue más largo y tedioso de lo que te habían prometido. En esos momentos, el deseo de obtener la sonrisa que siempre soñaste puede convertirse en una desilusión.

     

    Una de las razones más poderosas para optar por una segunda vuelta en el mundo de los brackets es la evolución de la tecnología ortodóntica. Los avances en el campo son asombrosos y continuos, hoy en día, existen nuevos y emocionantes enfoques, como los alineadores invisibles, que ofrecen una alternativa más discreta a los brackets tradicionales. Estas opciones modernas pueden brindarte una experiencia completamente diferente a la primera vez, con mayor comodidad y una apariencia estética que se adapte mejor a tus necesidades y preferencias.

    Las mejores coronas dentales para ti

    Quiero cambiar los brackets por Invisalign

    Cambiar los brackets por Invisalign puede ser una excelente decisión en muchos casos. Invisalign es un revolucionario sistema de alineadores transparentes que ofrece una alternativa más discreta y cómoda a los brackets tradicionales. Una de las principales ventajas de Invisalign es su apariencia casi invisible. Los alineadores transparentes se ajustan perfectamente a tus dientes, lo que hace que el tratamiento pase prácticamente desapercibido. Si te preocupa la visibilidad de los brackets metálicos tradicionales, Invisalign te brinda la oportunidad de corregir la posición de tus dientes de manera discreta.

     

    Los alineadores de Invisalign están hechos de un material suave y cómodo que se adapta a tu boca. A diferencia de los brackets, no tienen bordes afilados o alambres que puedan causar irritación o lesiones en las encías y los tejidos bucales. Además, puedes quitarte los alineadores para comer, cepillarte los dientes y pasar el hilo dental, lo cual facilita enormemente el cuidado de tu higiene oral diaria. Con los brackets tradicionales, es necesario evitar ciertos alimentos pegajosos, duros o fibrosos que podrían dañar los brackets o los alambres. Con Invisalign, puedes retirar los alineadores antes de las comidas, lo que te permite disfrutar de una mayor variedad de alimentos sin restricciones.

     

    En comparación con los brackets tradicionales, los tratamientos con Invisalign a menudo requieren menos visitas al ortodoncista. Los alineadores son reemplazados cada dos semanas en casa, lo que significa que las citas de seguimiento pueden ser menos frecuentes y más convenientes para tu agenda. Invisalign utiliza tecnología de vanguardia para planificar tu tratamiento de manera virtual. Antes de dar inicio, podrás ver una representación en 3D de cómo se moverán tus dientes a lo largo del proceso. Esto te brinda una visión clara y realista de los resultados esperados, lo que puede generar mayor confianza y satisfacción durante el tratamiento.

    No me colocaron retenedores

    El desencanto de no haber recibido retenedores al concluir el primer proceso de ortodoncia puede ser desconcertante. Después de todo, los retenedores son una parte esencial del tratamiento, ya que ayudan a mantener los logros obtenidos, evitando que los dientes regresen a su posición original. En lugar de resignarse a la frustración, algunos deciden enfrentar el desafío con determinación y buscar una solución.

     

    En esta nueva etapa, contar con la experiencia previa nos brinda una ventaja invaluable. Ahora comprendemos mejor la importancia de la retención y estamos dispuestos a dedicar el tiempo y la atención necesarios para mantener nuestra sonrisa en su mejor forma. La comunicación con nuestro ortodoncista es clave; debemos expresar nuestras preocupaciones y asegurarnos de que se nos brinde un plan de retención adecuado.

     

    La segunda vez que usamos ortodoncia nos brinda la oportunidad de elegir entre diferentes opciones de retenedores. Existen varias alternativas disponibles, como retenedores fijos o removibles. Los retenedores fijos, que se adhieren a la parte posterior de los dientes, son una opción conveniente, ya que no requieren la constante preocupación de ponerse y quitarse los retenedores removibles. Por otro lado, los retenedores removibles, como las férulas transparentes, ofrecen una mayor flexibilidad y comodidad en términos de limpieza y alimentación.

    Me han salido las muelas del juicio y se me han apiñado

    Enfrentarse a la necesidad de ortodoncia por segunda vez puede ser un desafío, pero también una oportunidad para abordar nuevos obstáculos y lograr una sonrisa radiante. Si te han salido las muelas del juicio y esto ha provocado apiñamiento dental, es comprensible que desees corregir esta situación y recuperar la armonía en tu dentadura.

     

    Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en desarrollarse y suelen emerger en la boca entre los 17 y 25 años de edad. En muchos casos, el espacio disponible en la mandíbula es insuficiente para que estas muelas erupcionen correctamente, lo que puede resultar en apiñamiento dental, desalineación y otros problemas bucales. La presencia de las muelas del juicio puede ejercer presión sobre los dientes existentes, causando que se apiñen o se desplacen. Esto no solo afecta la apariencia estética de la sonrisa, sino que también puede generar problemas de mordida, dificultad para mantener una higiene oral adecuada e incluso dolor o malestar.

    Cuidados con las muelas del juicio

     

    La ortodoncia por segunda vez se convierte entonces en una solución efectiva para abordar el apiñamiento dental causado por las muelas del juicio. El tratamiento ortodóntico ayudará a reposicionar los dientes y crear espacio suficiente para acomodar las nuevas muelas, aliviando la presión y restaurando la armonía en tu sonrisa.

     

    El proceso de ortodoncia por segunda vez puede variar dependiendo de la complejidad del caso y las necesidades individuales. Es posible que se requiera la extracción de las muelas del juicio antes de comenzar el tratamiento ortodóntico para garantizar un espacio adecuado y un resultado óptimo. Tu ortodoncista evaluará tu situación específica y te proporcionará un plan personalizado.

    ¿Cuál es la ortodoncia más adecuada para un segundo tratamiento?

    La elección de la ortodoncia más adecuada para un segundo tratamiento dependerá de diversos factores, como la naturaleza de la corrección necesaria, la posición de tus dientes y tus preferencias personales. Algunas opciones comunes que podrían ser consideradas son las siguientes:

     

    • Brackets tradicionales: Los brackets metálicos convencionales son una opción probada y efectiva en el campo de la ortodoncia. Utilizan brackets adheridos a los dientes y alambres que se ajustan periódicamente para guiar la posición dental. Si bien son visibles, son una opción confiable y potencialmente más asequible en comparación con otros tratamientos.

     

    • Brackets estéticos: Si deseas una opción más discreta, puedes considerar los brackets estéticos. Estos brackets están hechos de materiales transparentes o del color de los dientes, lo que los hace menos notorios. Los brackets cerámicos o de zafiro son ejemplos comunes de brackets estéticos.

     

    • Invisalign: Si prefieres una opción más removible y estéticamente agradable, Invisalign es una excelente alternativa. Este sistema utiliza alineadores transparentes y removibles que se cambian aproximadamente cada dos semanas para guiar la posición de los dientes. Invisalign es conocido por su comodidad y su aspecto casi invisible, lo que lo hace popular entre aquellos que buscan una opción más discreta.

     

    • Ortodoncia lingual: Este tipo de ortodoncia se caracteriza por colocar los brackets en la parte posterior de los dientes, lo que los hace prácticamente invisibles desde el frente. La ortodoncia lingual puede ser una excelente opción para aquellos que desean mantener su tratamiento completamente oculto.

    ¿Cuál es la duración de un tratamiento?

    La duración de un tratamiento de ortodoncia puede variar según la complejidad de cada caso y los objetivos de corrección. Por lo general, los tratamientos de ortodoncia suelen durar entre 12 y 36 meses. No obstante, es importante tener en cuenta que esto puede variar considerablemente según las necesidades individuales y la respuesta de los dientes al tratamiento. El ortodoncista será quien pueda proporcionarte una estimación más precisa de la duración del tratamiento después de evaluar tu caso en particular.

    Retratamiento de la ortodoncia ¿qué es?

    El retratamiento de ortodoncia, como su nombre lo indica, se refiere a la aplicación de un nuevo tratamiento ortodóntico después de haber completado previamente un tratamiento ortodóntico anterior. En otras palabras, es la realización de un segundo proceso de ortodoncia para corregir problemas dentales que puedan haber surgido después de la finalización del primer tratamiento o para abordar nuevas preocupaciones relacionadas con la alineación dental.

     

    Después de completar el primer tratamiento de ortodoncia, existe la posibilidad de que los dientes puedan regresar a su posición original con el tiempo, esto se conoce como recaída. En tales casos, el retratamiento puede ser necesario para mantener la alineación dental. Con el paso del tiempo, es posible que se desarrollen cambios en la mordida o que aparezcan problemas adicionales relacionados con la alineación dental. El retratamiento puede ser necesario para abordar estos nuevos problemas y lograr una mordida adecuada.

     

    En algunos casos, los pacientes pueden no estar satisfechos con los resultados obtenidos después del primer tratamiento de ortodoncia. Si hay preocupaciones estéticas persistentes, el retratamiento puede ofrecer la oportunidad de lograr los resultados deseados. En ocasiones, pueden surgir nuevas condiciones dentales, como el desarrollo de muelas del juicio, que afectan la alineación dental. En estos casos, el retratamiento puede ser necesario para abordar los cambios en la dentadura.

    La importancia de los retenedores

    Los retenedores desempeñan un papel fundamental en el éxito a largo plazo de un tratamiento de ortodoncia. Después de haber usado aparatos de ortodoncia, ya sean brackets tradicionales, alineadores transparentes u otros dispositivos, es crucial utilizar retenedores para mantener los resultados alcanzados y evitar la recaída dental.

     

    Cuando se lleva a cabo un tratamiento de ortodoncia, los dientes se mueven gradualmente hasta alcanzar una posición alineada y funcional. Sin embargo, los tejidos circundantes, como las encías y los huesos, necesitan tiempo para adaptarse a esta nueva posición. Los retenedores ayudan a mantener los dientes en su lugar mientras estos tejidos se estabilizan. Después de que se retiran los aparatos de ortodoncia, los dientes tienen una tendencia natural a regresar a su posición original. Esto se debe a factores como la memoria de las fibras periodontales y la presión ejercida por los labios y la lengua. Es por eso que el uso regular de retenedores es esencial.

     

    Existen diferentes tipos de retenedores que pueden ser recomendados por tu ortodoncista. Los retenedores removibles son una opción común y consisten en aparatos que se pueden colocar y quitar fácilmente. Por lo general, se usan durante un período de tiempo inicial de uso constante y, posteriormente, se utilizan solo durante las horas de sueño. También existen los retenedores fijos, que son alambres delgados que se colocan en la parte posterior de los dientes para mantenerlos en su lugar de forma permanente. Estos retenedores fijos son una excelente opción para aquellos que desean una solución continua y discreta.

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades