¿Qué es y cuándo se hace una incrustación dental?

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    La sonrisa es una de las características más notables de una persona, y un aspecto clave de una sonrisa radiante son unos dientes sanos y estéticamente agradables. No obstante, varios factores como el desgaste, las caries o los traumatismos pueden afectar la apariencia y funcionalidad dental. Afortunadamente, la odontología moderna ofrece una variedad de soluciones para restaurar la belleza y la salud dental, y una de ellas es la incrustación dental.

    Qué es y cuándo se hace una incrustación dental

    Las incrustaciones dentales, también conocidas como inlays y onlays, son un tipo de restauración dental que se utiliza cuando una parte significativa de la estructura del diente está dañada o ha sido eliminada debido a la caries o fracturas. A diferencia de las obturaciones tradicionales, que se moldean directamente en el diente durante una sola visita al dentista, las incrustaciones dentales son fabricadas en un laboratorio dental a medida y se cementan en su lugar en una cita posterior.

    ¿Cómo saber cuál es el mejor tratamiento de endodoncia?

    ¿Qué es una incrustación dental?

    Una incrustación dental, como mencionamos anteriormente, también conocida como inlay o onlay dental, es una restauración personalizada diseñada para reparar dientes dañados o con caries extensas. Es una alternativa conservadora a las obturaciones tradicionales y a las coronas dentales.

    Una incrustación dental se utiliza cuando la estructura del diente ha sufrido un deterioro significativo debido a caries profundas, fracturas o desgaste. A diferencia de las obturaciones que se colocan directamente en el diente durante una visita al dentista, estas se fabrican en un laboratorio dental a medida para adaptarse perfectamente a la forma y tamaño del diente afectado.

    Hay dos tipos principales de incrustaciones dentales: inlays y onlays. Un inlay se utiliza cuando la restauración se coloca dentro de la superficie de masticación del diente. Por otro lado, un onlay se extiende más allá de la superficie de masticación para cubrir también una o más cúspides del diente.

    ¿Cuándo se realiza una incrustación dental?

    Una incrustación dental se realiza en casos en los que el diente ha sufrido daños significativos que no pueden ser reparados con una obturación tradicional. Esto incluye caries extensas que no se pueden tratar con una obturación convencional, fracturas dentales que comprometen la estructura del diente, restauraciones anteriores deterioradas o dientes con estructura debilitada debido al desgaste o la erosión.

    La incrustación dental brinda una restauración más sólida y duradera, protegiendo el diente y restaurando su función y apariencia estética.

    Procedimiento de odontología conservadora

    La odontología conservadora es una rama de la odontología que se enfoca en preservar y tratar los dientes naturales de forma mínimamente invasiva. Su objetivo principal es conservar la estructura dental sana y evitar la extracción prematura de los dientes.

    El procedimiento de odontología conservadora dispone de varios pasos. Primeramente, el dentista realizará un examen dental exhaustivo y tomará radiografías para evaluar la condición de los dientes y determinar el tratamiento adecuado.

    En casos de caries dentales, el dentista utilizará técnicas de eliminación de caries mínimamente invasivas, eliminando solo la porción dañada del diente. Esto se logra mediante el uso de fresas dentales o láseres de alta precisión. Una vez que se ha eliminado la caries, procederá a restaurar el diente utilizando materiales de obturación, como resinas compuestas o amalgamas, que se adaptan al color y la forma natural del diente.

    En situaciones en las que el daño es más extenso, pero no lo suficientemente grave como para requerir una corona dental, se pueden utilizar incrustaciones dentales. Estas, como mencionamos anteriormente, son restauraciones personalizadas que se fabrican en el laboratorio dental a partir de impresiones del diente preparado. Estas se cementan en su lugar para generar una restauración sólida y duradera.

    ¿Qué no puedo hacer con implantes dentales?

    ¿Qué daños del diente soluciona la incrustación?

    Las incrustaciones dentales son una solución efectiva para tratar diversos daños en los dientes. Estas, son especialmente útiles cuando una caries ha dañado una parte significativa de la estructura dental. Brindan una restauración sólida y duradera, protegiendo el diente y evitando la propagación de la caries.

    Los dientes fracturados pueden beneficiarse de una incrustación dental. Estas restauraciones pueden restaurar la forma y la función del diente, fortaleciendo su estructura y previniendo posibles daños adicionales.

    Si el desgaste dental excesivo ha debilitado la estructura del diente, una incrustación dental puede ofrecer una solución para restaurar su forma y función. Adicionalmente, ayuda a proteger el diente de daños adicionales y mejora su apariencia estética.

    Asimismo, cuando una obturación o una restauración de amalgama está dañada o desgastada, una incrustación dental puede ser utilizada para reemplazarla y brindar una restauración más duradera y estética.

    ¿Es un empaste o una corona? ¿O nuinguna de las dos?

    Cuando se trata de restaurar un diente dañado, es común preguntarse si la mejor opción es un empaste dental (obturación), una corona dental o si ninguna de las dos es necesaria. La elección depende del grado de daño y la condición del diente en cuestión.

    Un empaste dental es una opción adecuada cuando la caries o el daño en el diente no es extenso. El dentista retira el tejido dañado y rellena la cavidad con un material de obturación, como resina compuesta o amalgama. Los empastes son una solución rápida y menos invasiva, pero no son adecuados para daños extensos o para dientes debilitados.

    Una corona dental es recomendada cuando el daño es más severo. Esta, es una cubierta protectora que se coloca sobre el diente para restaurar su forma, función y fuerza. Se suele utilizar en casos de fracturas dentales extensas, caries profundas o dientes debilitados. Las coronas pueden ser de porcelana, metal o una combinación de ambos materiales.

    Tipos de incrustación dental

    También conocidas como incrustaciones de composite, se fabrican con un material de resina compuesta del color del diente. Son una opción estética popular, ya que se mezclan perfectamente con el diente natural. Las incrustaciones de resina son adecuadas para dientes anteriores y áreas visibles.

    Estas incrustaciones están hechas de porcelana, un material altamente resistente y duradero. Son altamente estéticas y se utilizan principalmente en dientes posteriores. Las incrustaciones de porcelana se fabrican en un laboratorio dental y luego se cementan en su lugar.

    Las incrustaciones de oro son una opción tradicional y duradera. Están hechas de una aleación de oro y se adaptan muy bien a los dientes posteriores. Asimismo, son conocidas por su resistencia y longevidad, y pueden durar muchos años.

    ¿De qué se compone la incrustación dental?

    La porcelana es un material cerámico que se utiliza para crear incrustaciones dentales altamente estéticas. Es resistente, duradero y tiene una apariencia similar a la del esmalte dental natural. Las incrustaciones de porcelana son especialmente adecuadas para dientes visibles y anteriores.

    El composite es un material de resina compuesta del color del diente. Este material, se suele utilizar para crear incrustaciones estéticas que se mezclan perfectamente con el diente natural. Además, también ofrece una buena resistencia y durabilidad.

    Las incrustaciones de oro, tal y como mencionamos anteriormente, están hechas de una aleación de oro. Aunque no son tan populares desde el punto de vista estético, las incrustaciones de oro son conocidas por su resistencia y durabilidad a largo plazo. Son especialmente adecuadas para dientes posteriores, donde la fuerza masticatoria es mayor.

    La zirconia es un material cerámico de alta resistencia y durabilidad. Se utiliza para crear incrustaciones dentales altamente estéticas y duraderas. La zirconia tiene propiedades similares al esmalte dental natural y es una opción popular para dientes visibles.

    ¿Ventajas de la incrustación dental?

    A diferencia de las coronas dentales, las incrustaciones dentales requieren menos eliminación de tejido dental sano. Esto permite preservar la mayor cantidad de estructura dental natural posible, lo que es beneficioso para la salud y la integridad del diente a largo plazo.

    Las incrustaciones dentales son conocidas por su durabilidad y resistencia. Están fabricadas con materiales como porcelana, composite o zirconia, que son altamente resistentes a la fractura y al desgaste. Esto asegura que las incrustaciones dentales sean capaces de soportar las fuerzas masticatorias normales y generar una restauración de larga duración.

    ¿A qué edad se puede colocar una corono?

    Eficaz, conservador y poco invasivo

    A diferencia de otras técnicas de restauración dental, como las coronas, las incrustaciones no requieren la eliminación de grandes cantidades de tejido dental sano. En su lugar, solo se retira la caries o el tejido dañado del diente, dejando intacta la mayor parte de la estructura dental original.

    Este enfoque conservador presenta una serie de ventajas significativas. Primeramente, preserva la integridad estructural del diente, lo que reduce el riesgo de fracturas o lesiones futuras. Asimismo, al no requerir la eliminación de gran cantidad de tejido dental, se evita la debilidad del diente y se preserva la estructura natural de la dentición.

    Adicionalmente, la incrustación dental es una técnica muy efectiva para restaurar dientes dañados. Estas están diseñadas para adaptarse perfectamente a la forma y tamaño del diente, brindando una restauración funcional y estética. Además, así como mencionamos con anterioridad, las incrustaciones pueden personalizarse para que coincidan con el color y la textura de los dientes naturales, lo que las hace prácticamente invisibles.

    Y, por último, la incrustación dental es una técnica poco invasiva que implica poco o ningún dolor. El procedimiento se realiza bajo anestesia local, lo que asegura que el paciente esté cómodo durante todo el proceso. Asimismo, como se requiere muy poco o ningún tejido dental sano para ser eliminado, la recuperación es rápida y sin dolor.

    Fortalecimiento del diente

    La incrustación dental es una técnica de restauración dental altamente efectiva y conservadora que ayuda a fortalecer los dientes dañados o debilitados.

    Esto es importante porque el tejido dental es esencial para la fortaleza y resistencia de los dientes. Cada diente está compuesto por varias capas, incluyendo el esmalte, la dentina y la pulpa. El esmalte es la capa más externa y resistente del diente, y protege la dentina relacionada. La dentina es más blanda que el esmalte y se encuentra debajo de este. La pulpa, que se encuentra en la parte central del diente, contiene los nervios y los vasos sanguíneos.

    Cuando un diente se daña, puede debilitarse y perder su fortaleza. La incrustación dental ayuda a fortalecer el diente al generar una superficie sólida y duradera para la masticación y la función. Adicionalmente, como la incrustación se adhiere firmemente al diente, puede ayudar a prevenir fracturas o lesiones adicionales.

    Nueva estética

    La incrustación dental es una técnica de restauración dental altamente efectiva que no solo ayuda a fortalecer los dientes dañados, sino que también puede mejorar significativamente la estética de los mismos.

    Una de las principales ventajas de la incrustación dental es que puede personalizarse para adaptarse perfectamente al diente existente y mejorar su estética. Las incrustaciones están diseñadas para coincidir con el color y la textura de los dientes naturales, lo que las hace prácticamente invisibles. De esta manera, la incrustación dental puede ayudar a mejorar la apariencia de un diente dañado o manchado, generando una sonrisa más brillante y uniforme.

    La incrustación dental también puede corregir la forma y el tamaño de los dientes, especialmente si se combina con otras técnicas de restauración dental, como el contorneado dental. Si un diente está ligeramente torcido o tiene una forma anormal, la incrustación dental puede ayudar a mejorar la apariencia del diente y corregir cualquier irregularidad.

    Nos ofrecemos a valorar tu caso para ajustarlo a tus necesidades

    En nuestro compromiso de brindar un servicio dental completo y personalizado, nos ofrecemos a valorar tu caso para ajustarlo a tus necesidades individuales. Entendemos que cada persona es única y tiene requisitos específicos cuando se trata de su salud bucal y estética dental.

    Ya sea que necesites una restauración dental, mejorar la estética de tu sonrisa o solucionar problemas funcionales, estamos preparados para ayudarte. Nos esforzamos por ofrecer soluciones personalizadas y efectivas que cumplan con tus expectativas y le brinden resultados duraderos y satisfactorios a tus necesidades.

    ¿Qué es mejor incrustación dental o corona?

    La incrustación dental es una excelente opción y es más conservadora, ya que preserva la mayor parte de la estructura dental natural. Se utiliza cuando una porción del diente está dañada o presenta caries extensas. Las incrustaciones ofrecen una restauración duradera y estética, fortaleciendo el diente y evitando la propagación de la caries.

    Las coronas dentales son más adecuadas en casos de daños más extensos o debilitamiento estructural significativo. Las coronas cubren completamente el diente, brindando una mayor protección y soporte. También se utilizan en casos de restauraciones previas deterioradas o dientes tratados con endodoncia.

    La elección entre una incrustación dental y una corona depende de la evaluación individual de cada caso por parte del dentista. Este, considerará el grado de daño, la ubicación del diente, las necesidades estéticas y la salud general bucal del paciente.

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades