Estomatitis: causas, síntomas y tratamientos

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    La estomatitis es una afección común que afecta la cavidad oral y se caracteriza por la inflamación de la mucosa bucal, las encías y otras áreas circundantes. Esta condición puede ser extremadamente incómoda, causando dolor, sensibilidad y dificultad para comer o hablar adecuadamente. La estomatitis puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en niños pequeños y personas con sistemas inmunológicos debilitados.

    Estomatitis causas, síntomas y tratamientos

    Las diferentes causas de la estomatitis pueden variar desde infecciones virales y bacterianas, hasta reacciones alérgicas o problemas dentales. Los síntomas más comunes asociados con esta afección pudiesen ser llagas en la boca, enrojecimiento de las encías y sensibilidad excesiva.

    ¿Qué es la estomatitis?

    Primeramente, la estomatitis es una afección que afecta la cavidad oral y se le conoce específicamente por la inflamación de la mucosa bucal, las encías y otras áreas. Esta condición suele ser un tanto dolorosa e incómoda, logrando a dificultar actividades tan simples como comer, hablar o incluso sonreír. La estomatitis puede manifestarse de diferentes formas y tener diversas causas, lo que la convierte en un desafío para quienes la experimentan.

    Existen varios tipos de estomatitis, siendo las más comunes la estomatitis aftosa recurrente y la estomatitis herpética. La estomatitis aftosa recurrente se caracteriza por la aparición de úlceras o llagas en la boca, que suelen ser pequeñas y de forma redonda u ovalada. Estas úlceras pueden ser muy dolorosas y tienden a reaparecer de manera periódica. Por otro lado, la estomatitis herpética es causada por el virus del herpes simple y se caracteriza por la presencia de ampollas o vesículas en la boca y los labios.

    ¿Qué pasa si una muela del juicio tiene caries?

    Definición de estomatitis

    La estomatitis es una inflamación de la mucosa de la boca que puede presentarse en diferentes formas y grados de severidad. Esta afección puede ser causada por una diversidad de factores, incluyendo infecciones virales o bacterianas, reacciones alérgicas, deficiencias nutricionales y factores traumáticos, como el roce continuo de un aparato dental mal ajustado.

    La estomatitis puede manifestarse como una lesión única o múltiples lesiones, y puede ser dolorosa y molesta para el paciente. Dependiendo de la causa como tal, la estomatitis puede afectar diferentes áreas de la boca, como las encías, la lengua, el paladar y las mejillas.

    Entre los síntomas más comunes de la estomatitis podemos encontrar dolor, ardor, enrojecimiento, hinchazón y la aparición de llagas o úlceras en la boca. En algunos casos, puede haber fiebre, malestar general y dificultad para comer y hablar.

    Principales síntomas de la estomatitis

    Los principales síntomas de la estomatitis pueden variar dependiendo de la causa y la gravedad de la afección. De todas maneras, existen algunos síntomas comunes que pueden indicar la presencia de esta inflamación de la mucosa de la boca.

    Uno de los síntomas más comunes de la estomatitis es el dolor. La inflamación de la mucosa bucal puede causar dolor en diferentes áreas de la boca, como las encías, la lengua, el paladar y las mejillas. Este dolor puede ser leve o intenso, y puede dificultar la alimentación y el habla.

    ¿Qué hacer si los brackets se rompen?

    Otro síntoma típico de la estomatitis es el ardor. La inflamación de la mucosa bucal puede generar una sensación de quemazón en la boca, que puede ser muy molesta e incómoda para el paciente.

    La presencia de llagas o úlceras en la boca también es un síntoma característico de la estomatitis. Estas lesiones pueden aparecer como manchas rojas o blancas en la mucosa bucal, y llegan a ser dolorosas y verdaderamente molestas.

    Además de los síntomas mencionados, la estomatitis también puede causar otros síntomas como enrojecimiento, hinchazón y sensibilidad en la boca. En algunos casos, puede haber fiebre, malestar general y dificultad para comer y hablar.

    Es importante destacar que, si se experimentan síntomas de estomatitis de manera recurrente o si los síntomas son severos, busques atención médica de inmediato. Un examen dental completo y una evaluación médica pueden ayudar a determinar la causa de la estomatitis y encontrar el tratamiento adecuado para aliviar los síntomas y prevenir futuras complicaciones.

    Causas de estomatitis

    Las infecciones virales son una de las principales causas de estomatitis. El virus del herpes simple, tanto el tipo 1 (que causa el herpes labial) como el tipo 2 (que se asocia con el herpes genital). Adicionalmente, la bacteria Streptococcus puede causar inflamación de las encías y la mucosa bucal, especialmente en casos de gingivitis o periodontitis.

    El consumo de alimentos o bebidas irritantes, como cítricos, alimentos muy calientes o picantes, o incluso ciertos aditivos alimentarios, causan la inflamación bucal. El contacto con sustancias alérgenas, como ciertos medicamentos o productos dentales, causan una reacción alérgica que resulta en estomatitis.

    Los traumatismos orales, como las lesiones causadas por el cepillado dental vigoroso, el uso inadecuado de hilo dental o la mordedura accidental de la mejilla o la lengua, pueden desencadenar la estomatitis.

    Algunas condiciones sistémicas pueden aumentar el riesgo de desarrollar estomatitis. Por ejemplo, las personas con deficiencias nutricionales, como la falta de vitamina B12, ácido fólico o hierro, pueden ser más propensas a la inflamación bucal. Del mismo modo, los trastornos autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico, pueden estar asociados con la aparición de estomatitis. Adicionalmente, también puede tener una predisposición genética.

    Tipos de estomatitis

    • Estomatitis aftosa recurrente: Conocida también como aftas bucales, es el tipo más común de estomatitis. Se caracteriza por la aparición de úlceras o llagas en la boca, que son pequeñas, de forma redonda u ovalada, y rodeadas por un área roja.
    • Estomatitis herpética: Es causada por el virus del herpes simple, esta forma de estomatitis se caracteriza por la presencia de ampollas o vesículas en la boca y los labios. Estas suelen ser dolorosas y pueden romperse, formando úlceras. La estomatitis herpética es altamente contagiosa y puede transmitirse a través del contacto directo con las lesiones o por medio de la saliva. Los brotes de estomatitis herpética suelen ser recurrentes y pueden estar asociados con factores como el estrés, la fiebre o la debilidad del sistema inmunológico.
    • Estomatitis por infección bacteriana: La gingivitis y la periodontitis, son enfermedades periodontales causadas por la acumulación de placa bacteriana, y que, además, pueden resultar en inflamación de las encías y la mucosa bucal.
    • Ciertas bacterias: Tales como las del género Fusobacterium o los estreptococos anaerobios, pueden estar asociadas con la estomatitis ulcerosa necrosante aguda, una forma grave de estomatitis que se caracteriza por úlceras profundas y dolorosas en la boca.
    • Estomatitis por reacciones alérgicas: Algunas reacciones alérgicas como sustancias alérgenas, como ciertos medicamentos, productos dentales o alimentos, puede desencadenar la inflamación bucal.

    Estomatitis aftosa

    La estomatitis aftosa, son úlceras aftosas recurrentes o simplemente aftas bucales, que son una forma común de estomatitis que afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Se caracteriza por la aparición de úlceras o llagas dolorosas en la boca, específicamente en la mucosa bucal, las encías, la lengua y el paladar.

    La causa exacta de la estomatitis aftosa aún no se comprende completamente, pero se cree que es multifactorial.

    ¿Cómo mantener una buena higiene dental?

    Se ha observado que la estomatitis aftosa recurrente puede tener una predisposición genética, ya que suele afectar a miembros de la misma familia. Esto sugiere la influencia de ciertos genes que pueden aumentar la susceptibilidad a desarrollar úlceras aftosas.

    Se cree que las alteraciones en el sistema inmunológico desempeñan un papel importante en la estomatitis aftosa. Se ha observado que las personas con esta condición tienen una respuesta inmunológica exagerada o desequilibrada frente a ciertos estímulos, lo que provoca una inflamación excesiva y la formación de úlceras.

    El estrés emocional, las lesiones bucales, como mordeduras accidentales o abrasiones durante el cepillado dental, y ciertos alimentos o ingredientes irritantes, como cítricos, chocolate o alimentos muy calientes o picantes, tienen mucho que ver con estomatitis aftosa.

    Estomatitis herpética

    La estomatitis herpética es una forma de estomatitis que se produce como resultado de la infección por el virus del herpes simple (VHS). Este virus puede afectar la cavidad oral, causando la aparición de ampollas o vesículas en la boca y los labios. La estomatitis herpética es altamente contagiosa y puede transmitirse a través del contacto directo con las lesiones o por medio de la saliva.

    Existen dos tipos de virus del herpes simple (VHS) que pueden causar estomatitis herpética.

    1. Virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1): Es el más comúnmente asociado con la estomatitis herpética. Se transmite principalmente por contacto directo, como besos o compartir utensilios, y causa la aparición de ampollas o vesículas en los labios y la boca. Este tipo de estomatitis también se conoce como herpes labial.
    2. Virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2): Se asocia comúnmente con el herpes genital, pero también puede causar estomatitis herpética en la cavidad bucal. La transmisión se produce principalmente a través del contacto sexual, pero también puede ocurrir por medio de contacto oral-genital o autoinoculación. La estomatitis herpética causada por el VHS-2 suele ser menos común que la causada por el VHS-1.

    Quelitis o estomatitis angular

    La quelitis angular, también conocida como estomatitis angular o queilitis angular, es una afección común que afecta las comisuras de los labios. Se caracteriza por la aparición de fisuras, grietas o ulceraciones en estas áreas, lo que puede resultar en dolor, enrojecimiento e incomodidad al hablar, comer o abrir la boca.

    La infección por hongos, especialmente por candida albicans, es una causa frecuente de la quelitis angular. Esta infección puede ocurrir en personas con un sistema inmunológico debilitado, así como en aquellos que utilizan prótesis dentales mal ajustadas o que tienen una mala higiene bucal. La humedad y la falta de ventilación en las comisuras de los labios brindan un ambiente propicio para el crecimiento de hongos.

    Hay personas que tienen una predisposición anatómica a desarrollar quelitis angular. Aquellos que tienen pliegues profundos en las comisuras de los labios o que sufren de maloclusión dental (mordida incorrecta) pueden experimentar mayor fricción y humedad en esas áreas, lo que aumenta el riesgo de desarrollar la afección.

    ¿Cómo se cura la estomatitis? Tratamientos

    Los enjuagues bucales con soluciones antimicrobianas, como el peróxido de hidrógeno diluido o los enjuagues de clorhexidina, ayudan a reducir la inflamación y prevenir infecciones secundarias. Es recomendable los enjuagues con corticosteroides, con la finalidad de aliviar el dolor y la inflamación en casos de estomatitis aftosa o estomatitis alérgica.

    Pomadas o cremas tópicas que contengan corticosteroides para aplicar directamente sobre las úlceras o lesiones. Adicionalmente, en casos de dolor intenso, se pueden utilizar analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol, en el caso de la estomatitis herpética, se recomiendan medicamentos antivirales, como el aciclovir o el valaciclovir.

    Asimismo, para ir finalizando. Mantener una buena higiene bucal es fundamental para prevenir y tratar la estomatitis. Cepillar los dientes suavemente después de las comidas, usar hilo dental regularmente y enjuagarse la boca con agua tibia y sal es de vital importancia para mantener la higiene bucal.

    La estomatitis es una afección que puede causar incomodidad y malestar en la cavidad bucal. Conocer sus causas, síntomas y opciones de tratamiento es fundamental para comprender y abordar adecuadamente esta condición. Incluso, los mismos pueden variar, desde infecciones virales como la estomatitis herpética, hasta factores irritantes, deficiencias nutricionales o enfermedades autoinmunes. Es de vital importancia identificar la causa, ya que esto, es crucial para determinar el enfoque terapéutico adecuado.

    Es esencial destacar que cada persona puede experimentar la estomatitis de manera diferente, por lo que es fundamental buscar el consejo de un profesional de la salud bucal para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

    El diagnóstico temprano y preciso es fundamental para determinar el tipo de estomatitis y brindar un tratamiento adecuado. Este puede implicar el uso de enjuagues bucales con soluciones antimicrobianas, medicamentos tópicos, analgésicos y, en algunos casos, medicamentos antivirales. Es esencial mantener una buena higiene bucal y evitar sustancias o alimentos irritantes.

    La prevención también desempeña un papel crucial en el manejo de la estomatitis. Tal y como mencionamos a lo largo del artículo, el tener una buena higiene bucal, evitar el contacto con personas infectadas, llevar una dieta equilibrada y fortalecer el sistema inmunológico pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar esta afección.

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades