Endodoncia o extracción: ¿cuál es más adecuada?

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    Los tratamientos de endodoncia y extracción dental son dos procedimientos muy habituales en odontología con los que buscamos solucionar problemas de dientes dañados o infectados. Ambos son muy seguros y efectivos y los tienes a tu disposición en P&P Clinic. Pide cita para que podamos informarte de cada uno de ellos. La primera visita que nos hagas es totalmente gratuita.

    Endodoncia y extracción dental

     

    La endodoncia implica la eliminación de la pulpa dental infectada y su sellado posterior para prevenir infecciones futuras. La extracción dental, por su parte, consiste en la retirada de un diente de la boca. En este artículo, entraremos con más detalle en cada uno de estos tratamientos y conoceremos cuándo debemos decidirnos por uno u otro.

    Prevención de enfermedades periodentales

    ¿Cuándo puede salvarse una pieza dental?

    La prevención y el cuidado adecuado son fundamentales para mantener una sonrisa sana y radiante. Sin embargo, a veces ocurren situaciones en las que una pieza dental se daña o se infecta. En estos casos, es posible que podamos salvar la pieza dental mediante el tratamiento más acertado.

     

    Una de las situaciones más comunes en las que se puede salvar una pieza dental es cuando se produce una caries. Las caries son cavidades que se forman en el esmalte dental debido a la descomposición causada por las bacterias. Si la caries se detecta a tiempo y no ha afectado gravemente la estructura del diente, podemos realizar una obturación o un empaste dental para eliminar el problema y restaurar la función y la apariencia del diente.

     

    Otra de las situaciones en las que se puede salvar una pieza dental es ante una fractura. No obstante, todo va a depender de la gravedad de la misma. Si se trata de una fractura leve, podemos aplicar un composite dental para reparar el diente. Pero en los casos de fracturas más graves, sobre todo aquellas que afectan a la raíz del diente, es probable que sea necesario realizar un tratamiento de conducto radicular o un injerto de tejido para salvar la pieza.

     

    Además de las caries y las fracturas, las infecciones también pueden poner en peligro la salud de una pieza dental. No en vano, si la infección bacteriana llega al nervio del diente, puede causar un absceso dental, es decir, una acumulación de pus en la raíz. En estos casos, podemos realizar un tratamiento de conducto radicular para eliminar la infección y salvar el diente. Pero si la infección está ya muy avanzada o si el diente no responde al tratamiento, necesitará de una extracción.

    ¿Cómo es la higiene dental adecuada?

     

    Así pues, la decisión a la hora de salvar una pieza dental va a depender de una serie de factores:

     

    • La gravedad de la lesión.
    • El tiempo transcurrido desde la lesión o la infección.
    • La calidad del tratamiento recibido.

     

    A la vista de todo esto, es muy importante buscar atención médica tan pronto se presente cualquier problema en los dientes. De esta forma, habrá muchas más posibilidades de que podamos salvar la pieza.

    ¿Cuándo debe extraerse?

    La extracción dental debe considerarse el último recurso a emplear. Los dentistas buscamos siempre alternativas para preservar los dientes naturales, ya que estos desempeñan una labor muy importante en la masticación, el habla y la estética dental. No obstante, existen diversas circunstancias en las que la extracción dental es necesaria para preservar la salud bucal en general.

     

    En primer lugar, si el diente ha sufrido un daño muy grave debido a una lesión o una caries muy avanzada, será necesario extraerlo. Sobre todo en aquellos casos en los que el daño no permite la reparación con un empaste, una corona o un tratamiento de conducto radicular.

     

    Otra situación que invita a la extracción dental es aquella en la que la infección bacteriana ha llegado al interior del diente o ha afectado al hueso o las encías de manera importante. Si se da un caso como este, es probable que decidamos extraer el diente para frenar la propagación de la infección y prevenir más complicaciones.

     

    Hay situaciones en las que la extracción dental se hace necesaria con el objetivo de crear espacio en la boca. Son los casos, por ejemplo, de dientes apiñados o en los que no hay espacio para que los demás dientes se acomoden. Si nos encontramos con un problema como este, la extracción dental puede abrir hueco para un futuro tratamiento de ortodoncia.

    ¿Cómo empezar un diseño de sonrisa?

     

    La falta de espacio es un problema muy habitual en las muelas del juicio. En muchas ocasiones, estas piezas dentales no tienen el hueco suficiente para poder erupcionar. Si quedan atrapadas o impactadas dentro de la mandíbula, pueden causar dolor, infección, daños en los dientes vecinos y problemas de alineación dental. Ante una situación como esta, lo más recomendable será su extracción.

     

    Por último, una enfermedad periodontal grave puede provocar la pérdida de soporte óseo y tejido de las encías alrededor de los dientes. Si la enfermedad ha progresado hasta un punto en el que los dientes se han aflojado mucho y ya no se sostienen en su lugar, la extracción dental se hace muy necesaria.

     

    No obstante, hay que recordar que cada caso es único. Solo el dentista puede determinar si la extracción de la pieza dental es el tratamiento que el paciente necesita.

    En qué consiste una endodoncia

    La endodoncia es un procedimiento odontológico que empleamos para tratar y salvar dientes dañados o infectados. Consiste en la retirada de la pulpa dental, el tejido blando que se halla en el interior del diente, y la posterior limpieza, desinfección y sellado de los conductos radiculares.

     

    La inflamación o la infección de la pulpa dental se produce como consecuencia de una caries profunda, una fractura o cualquier otro tipo de lesión. Un problema que genera dolor intenso, sensibilidad dental, hinchazón y enrojecimiento de las encías. Si no se trata adecuadamente, la infección puede propagarse a otros tejidos y causar complicaciones graves.

     

    La endodoncia se lleva a cabo con el objetivo de eliminar la infección, aliviar el dolor y preservar el diente natural. El procedimiento se inicia con la aplicación de anestesia local para adormecer la zona y garantizar que el paciente esté cómodo durante todo el tratamiento.

     

    A continuación, realizamos una abertura en la corona del diente para acceder a la pulpa dental. Una vez en la pulpa, retiramos con cuidado todo el tejido infectado o inflamado. Limpiamos y desinfectamos los conductos radiculares en el interior de la raíz del diente y empleamos soluciones antimicrobianas para asegurar la eliminación de todas las bacterias.

     

    Tras la limpieza y desinfección, sellamos los conductos radiculares con cemento dental y restauramos la corona del diente con una obturación o una corona. El uso de uno u otro procedimiento va a depender de la cantidad de estructura dental restante. Sin ir más lejos, en algunos casos es probable que tengamos que darle un mayor soporte a la restauración final asegurando el conducto radicular.

    Cuál es el cuidado posterior a una endodoncia

    La endodoncia, como acabamos de ver, es un tratamiento que empleamos para reparar una infección o un daño en el tejido pulpar del diente. Tras someterte a este procedimiento, es muy importante que sigas una serie de cuidados para garantizar una óptima recuperación.

     

    En primer lugar, debes evitar comer o beber inmediatamente después de la endodoncia. Sobre todo porque, tras este tratamiento, es probable que sientas la zona adormecida y resulte difícil masticar y tragar. Te recomendamos que esperes hasta que el efecto de la anestesia desaparezca para poder comer y beber. Además, no tomes alimentos o bebidas muy calientes o muy frías, ya que podrían causar molestias.

     

    En todos los casos, hay que seguir las recomendaciones del dentista. Te daremos indicaciones sobre medicamentos recetados (analgésicos y antibióticos) con el objetivo de controlar el dolor y evitar posibles infecciones.

     

    Asimismo, debes mantener una buena higiene oral después de la endodoncia. Para ello, hay que usar el cepillo y el hilo dental con suavidad en la zona tratada para no causar irritaciones. Consulta con tu dentista sobre el uso de un enjuague bucal suave para completar la rutina de higiene.

     

    Tras una endodoncia, recomendamos a todos nuestros pacientes evitar el tabaco y el consumo de alcohol. Ambas sustancias pueden retrasar la cicatrización y aumentar el riesgo de infecciones.

     

    No te olvides, además, de programar citas de revisión y seguimiento con tu dentista para evaluar el progreso de la recuperación. De esta forma, nos aseguramos de que la endodoncia marcha de manera satisfactoria. El dentista puede tomar radiografías para comprobar el estado del diente y recomendar cualquier cuidado adicional si fuera necesario.

     

    Por último, procura llevar a cabo una alimentación saludable. Debes incluir en tu dieta alimentos ricos en nutrientes (frutas, verduras, lácteos, etc) y limitar el consumo de alimentos azucarados o ácidos, ya que estos pueden dañar los dientes.

     

    Ante cualquier síntoma de dolor intenso, inflamación persistente o sangrado, pide cita en P&P Clinic. Estos síntomas podrían indicar alguna complicación en tu tratamiento de endodoncia.

    En qué consiste una extracción dental

    La extracción dental es un tratamiento con el que eliminamos un diente de su cavidad en el hueso alveolar. Un procedimiento que, como ya vimos anteriormente, es necesario en situaciones de dientes dañados, infectados, impactados o como parte de un plan de tratamiento dental más extenso.

     

    El proceso de extracción dental se lleva a cabo bajo anestesia local. A excepción de los casos más complejos, en los que se extraen múltiples dientes, en los que emplearemos anestesia general. Antes de realizar la extracción, el dentista o el cirujano evaluarán el historial médico y dental del paciente y examinarán el diente o los dientes afectados.

     

    Durante la extracción dental, empleamos herramientas especializadas para aflojar y retirar la pieza del hueso alveolar y del tejido. Hay casos en los que necesitaremos realizar una incisión en las encías para acceder mejor al diente. Una vez que se extrae, podríamos suturar la encía.

     

    Si bien la extracción dental puede resultar un procedimiento preocupante, los avances en odontología han mejorado mucho la precisión y la comodidad de este procedimiento. Los dentistas de P&P Clinic están perfectamente capacitados para llevar a cabo una extracción dental de la forma más segura y efectiva para nuestros pacientes. En todo momento, minimizamos las molestias y los riesgos.

     

    No obstante, tras una extracción es probable que el paciente experimente ciertas molestias e hinchazón. De ser así, recomendaremos el uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el malestar. No te preocupes, ya que te proporcionaremos las instrucciones necesarias sobre cómo cuidar la zona de la extracción. Si sigues las indicaciones de nuestros profesionales, no tendrás ningún problema y tu recuperación será la más rápida y adecuada.

    Cuidados posteriores a una extracción dental

    Una vez que te hayas sometido a una extracción dental, es muy importante que tomes una serie de medidas adecuadas para cuidar la zona afectada y promover una recuperación más rápida y efectiva.

     

    Lo primero y más importante es seguir siempre las indicaciones y recomendaciones específicas de tu dentista. Cada caso puede ser diferente, por lo que resulta de vital importancia seguir las pautas personalizadas que te brinde el profesional que llevó a cabo la extracción dental.

     

    Tras el procedimiento, es probable que la zona de la extracción sangre un poco. Para controlar el sangrado, puedes morder de forma suave una gasa estéril durante 30 minutos. Evita escupir la gasa con fuerza, ya que esto puede aumentar el sangrado. Si dicho sangrado persiste en el tiempo o se vuelve excesivo, debes acudir a tu dentista.

     

    Durante las 24 primeras horas después de la extracción, recomendamos aplicar hielo en la zona afectada. El hielo ayuda a reducir la hinchazón y a aliviar el dolor. Recuerda envolver el hielo en una bolsa de plástico, un paño o una toalla y colócalo suavemente en la mejilla cerca del área extraída.

     

    Tras la extracción dental, es muy importante que descanses lo suficiente. En todos los casos, evita hacer actividades fuertes o practicar ejercicio intenso al menos las primeras 24 horas. El descanso adecuado le va a permitir a tu cuerpo recuperarse más rápidamente.

     

    Al mismo tiempo, evita enjuagarte la boca con fuerza durante esas primeras 24 horas después de la extracción. De lo contrario, se puede eliminar el coágulo de sangre que se está formando en la zona afectada y provocar una alveolitis seca. En su lugar, aconsejamos durante este tiempo llevar a cabo el enjuague con agua tibia con sal para ayudar a mantener la higiene bucal.

     

    La higiene es muy importante tras una extracción dental. Debes cepillarte los dientes, pero no la zona de la extracción durante las primeras 24 horas. Transcurrido este periodo, ya puedes comenzar a cepillar el área suavemente evitando el coágulo de sangre.

     

    Durante los primeros días posteriores al tratamiento, hay que evitar los alimentos duros y calientes, ya que estos pueden irritar la herida. Debes optar por alimentos suaves y fríos. Por último, evita también el alcohol y el tabaco, ya que ambos afectan negativamente al proceso de cicatrización.

    ¿En qué reside la decisión de una u otra?

    El especialista médico se ve en muchos casos en la tesitura de tener que decidir entre realizar una endodoncia o una extracción dental. Una elección que va a depender de múltiples factores, ya que ambos procedimientos tienen como objetivo aliviar el dolor y prevenir la propagación de infecciones bacterianas.

     

    La endodoncia se realiza cuando el tejido pulpar del interior de un diente se infecta o se daña. Durante este procedimiento, eliminamos el tejido pulpar, limpiamos y desinfectamos el canal radicular y, finalmente, lo rellenamos y lo sellamos. La principal ventaja de la endodoncia es que permite conservar el diente natural, por lo que resulta muy beneficioso tanto desde el punto de vista estético como funcional.

     

    Por otro lado, la endodoncia es, tal vez, un tratamiento menos doloroso y menos invasivo que una extracción dental. No obstante, la endodoncia suele resultar más costosa y, en algunos casos, el diente puede volver a infectarse si no se cuida adecuadamente.

     

    La extracción dental, por su parte, implica retirar el diente completo. Una opción que se tiene en cuenta cuando el diente está demasiado dañado para salvarlo, especialmente en los casos de caries dental avanzada o enfermedad periodontal grave. La extracción dental es menos costosa y más rápida que la endodoncia, pero tiene sus desventajas.

     

    La más importante de todas ellas es que puede causar problemas de mordida o de mala alineación dental si no reemplazamos el espacio vacío con un implante o una prótesis. Además, el impacto estético que conlleva la pérdida de una pieza dental puede ser muy importante para el paciente.

     

    La decisión entre una endodoncia y una extracción dental debe tomarse en conjunto con el dentista. El profesional médico realizará un examen completo del estado oral del paciente, incluyendo en su estudio radiografías y estudios clínicos. Además, se deben tener en cuenta factores como la salud general del paciente, su edad, la ubicación y la función del diente afectado y las preferencias personales del propio paciente.

     

    Así pues, la elección entre una endodoncia o una extracción dental es una decisión muy personal y basada en diferentes aspectos. Ambas opciones son muy seguras y efectivas para tratar los dientes dañados. Pero, en todas las situaciones, el paciente debe conocer las ventajas y desventajas de cada una de ellas para tomar una decisión conjunta con su dentista.

     

     

     

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades