¿Es normal que los dientes definitivos sean amarillos?

pyp clinic
  • NPrimera visita gratis
  • NPresupuesto sin compromiso
  • NFinanciación hasta 60 meses

SOLICITA INFORMACIÓN


    He leído y acepto la Política de Privacidad.
    Suscríbeme la la lista de correo para descuentos especiales.

    Los dientes definitivos, conocidos también como dientes permanentes, son la segunda y última dentición que desarrolla una persona a lo largo de su vida. A diferencia de los dientes de leche, los definitivos son más grandes y más fuertes. Hoy vamos a conocer si es normal que los dientes definitivos sean amarillos.

    Dientes definitivos amarillos

    Todas las personas poseen 32 dientes definitivos:

     

    • 8 incisivos (dientes frontales).
    • 4 caninos (dientes puntiagudos).
    • 8 premolares.
    • 12 molares.
    ¿Cómo tener un blanqueamiento dental que sea resistente?

     

    A medida que crecemos, los dientes permanentes van reemplazando a los dientes de leche, comenzando a aparecer a partir de los 6 años hasta la adolescencia. Estos dientes son los que nos ayudan a masticar y a hablar correctamente, teniendo también un papel fundamental en lo que a la estética de la sonrisa se refiere.

     

    Así pues, es fundamental cuidar de forma adecuada los dientes definitivos desde una edad temprana. Solo así se podrá disfrutar de una buena salud dental.

    Dientes definitivos amarillos

    Hay ocasiones en las que los dientes definitivos pueden adquirir un tono amarillo. Una condición que resulta preocupante para muchas personas.

     

    Una de las principales razones del color amarillo en los dientes definitivos es la genética. Hay personas que poseen una predisposición genética a tener un esmalte más delgado o más poroso, hasta el punto de que haga que los dientes parezcan más amarillos. A esta condición se le conoce con el nombre de hipoplasia del esmalte. Si los padres o los familiares tienen los dientes amarillos, es probable que el hijo o la hija herede esta característica dental.

     

    La higiene dental inadecuada es otro factor importante de que los dientes se amarilleen. La mala o la nula higiene bucal permite la acumulación de placa y sarro en los dientes, provocando que aparezca el tono amarillento en los dientes. Si no te cepillas los dientes todos los días y no acudes con regularidad al dentista, lo más probable es que tus dientes se vuelvan amarillos con el paso del tiempo.

     

    El consumo excesivo de ciertos alimentos y bebidas también contribuye a que aparezca el color amarillo en los dientes permanentes. Bebidas como el café, el té, el vino tinto o las bebidas azucaradas son las que producen esta condición. También ocurre con aquellos alimentos que manchan el esmalte dental. Algo similar ocurre con el tabaco, un hábito perjudicial que deja manchas profundas y persistentes en los dientes que, con el tiempo, los amarillean.

    ¿Cuándo hacer una regeneración ósea?

     

    El envejecimiento de la persona también desempeña un papel esencial en el color amarillo de los dientes definitivos. A medida que envejecemos, el esmalte dental se va desgastando. Con este desgaste, aparece la dentina que hay debajo del esmalte que, curiosamente, es de color amarillo. Esta situación es la que provoca que los dientes de una persona mayor se vean de un tono mucho más amarillo de lo normal.

     

    Afortunadamente, y como veremos más adelante, existen diversas soluciones y tratamientos que ayudan a tratar el problema de dientes definitivos amarillos. La primera de ellas es, sin duda, mantener una buena higiene bucal. Pero también existen otros tratamientos profesionales y especializados que, precisamente, tienes a tu disposición en nuestra clínica dental.

     

    Así pues, si tienes problemas de dientes permanentes amarillos, te recomendamos que pidas cita en P&P Clinic. La primera visita que nos hagas es totalmente gratuita. Allí revisaremos tu caso y emitiremos el diagnóstico más preciso. Será el momento de determinar el tratamiento más adecuado para que tus dientes vuelvan a adquirir un tono blanco y brillante.

    ¿Pasa algo malo si tengo ese color de dientes?

    La apariencia de los dientes de una persona juega un papel fundamental en su imagen personal y en su confianza consigo mismo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el color de los dientes puede variar debido a una serie de factores genéticos y ambientales. Por lo general, la tonalidad natural de los dientes oscila entre el blanco cremoso y el amarillo claro. Por tanto, hay que señalar que tener los dientes definitivos de color amarillo es una condición normal y no tiene por qué implicar un problema dental grave.

     

    Acabamos de ver anteriormente algunas de las causas de aparición del color amarillo en los dientes permanentes:

     

    • La genética, debido a una capa de esmalte más delgada.
    • El envejecimiento, el esmalte se desgasta con el tiempo.
    • El consumo excesivo de ciertas bebidas y alimentos que manchan el esmalte dental.
    • Los productos químicos presentes en el humo del tabaco.
    • Mala higiene bucal.

     

    Cada una de estas causas propicia que los dientes definitivos se amarilleen. En realidad, no son razones como para que la persona pueda alarmarse en exceso. Sin embargo, es una condición que afecta en gran medida a la estética de la sonrisa. De hecho, muchas personas se sienten cohibidas o menos seguras debido al color de sus dientes. Se han dado casos de problemas de autoestima y confianza personal en muchas de las personas que tienen los dientes de color amarillo.

    ¿Debemos alarmarnos por ese color?

    Los dientes amarillos no son siempre motivo de alarma para el paciente. Sin ir más lejos, la tonalidad natural de los dientes puede variar de una persona a otra. No obstante, existen causas comunes de los dientes amarillos que requieren una atención y un cuidado dental más serio y adecuado.

    ¿Qué cosas no hacer con coronas dentales?

     

    Si los dientes amarillos están acompañados de otros síntomas (sensibilidad dental, dolor o sangrado en las encías, etc), es recomendable que acudas a un dentista para que pueda realizar un estudio detallado de tu boca. El profesional médico determinará la causa de la decoloración y de los síntomas asociados para proporcionar el tratamiento más adecuado.

     

    Una de las razones por las cuales los dientes definitivos se amarillean es por la acumulación de placa bacteriana y sarro. El sarro, precisamente, se define como la acumulación de placa endurecida que se forma en los dientes y las encías. Una acumulación derivada de una mala higiene bucal. Además de ser antiestético, este sí que es un problema que suele tener consecuencias negativas para la salud bucal.

     

    Una de las preocupaciones asociadas con el sarro es el color amarillento que deja en los dientes. A medida que pasa el tiempo, la placa bacteriana se endurece y se calcifica dando lugar al sarro.

     

    El sarro causa esta decoloración dental debido a su porosidad. A diferencia del esmalte dental, más liso y resistente, el sarro tiene una textura rugosa que retiene más fácilmente las manchas. Los alimentos y bebidas pigmentadas o las sustancias tóxicas del humo del tabaco penetran en los poros del sarro y dejan residuos en los dientes. Con el paso del tiempo, la acumulación de manchas y decoloración aumenta hasta el punto de provocar que las piezas dentales se amarilleen.

     

    Además, el sarro es capaz de alterar el equilibrio del pH en la boca. Las bacterias presentes en el sarro producen ácidos que erosionan el esmalte dental, provocando que los dientes se decoloren más fácilmente. Asimismo, la presencia de sarro facilita la adhesión de partículas de alimentos y bacterias que acentúan aún más el color amarillo de los dientes.

     

    Hay que tener en cuenta que la decoloración que produce el sarro no se elimina solo con el cepillado de los dientes. La placa bacteriana y el sarro requieren de una limpieza profesional realizada por un dentista o un higienista dental. Este debe ser, sin duda, uno de los principales signos de alarma de las personas que tienen los dientes definitivos amarillos.

    ¿Cómo cuidar tus dientes para que no se amarilleen?

    Como venimos comentando a lo largo de este artículo, hay diversos factores que propician que los dientes definitivos se vuelvan amarillos. No obstante, existen una serie de medidas preventivas y hábitos de cuidado bucal que te ayudan a mantener tus dientes blancos y radiantes por más tiempo.

     

    Uno de ellos es, sin duda, el cepillado regular y adecuado. Una rutina fundamental para prevenir que tus dientes amarilleen. Debes cepillarte al menos dos veces al día durante dos minutos cada vez. Lo más recomendable es utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves y un dentífrico blanqueador suave. Tendrás que cepillar bien todas las superficies de los dientes, incluidos los lados, las partes traseras y las superficies de masticación. El cepillado adecuado ayuda a eliminar las manchas superficiales y la acumulación de placa bacteriana.

     

    Pero el cepillado básico no es suficiente para poder mantener una buena salud bucal. El uso regular de hilo dental y enjuague bucal es también muy importante. El hilo dental ayuda a eliminar la placa y los restos de comida que quedan entre los dientes y a lo largo de las encías. Es decir, se encarga de limpiar aquellas zonas a las que el cepillo no suele llegar.

     

    Por su parte, el enjuague bucal también ayuda a eliminar las bacterias y a refrescar el aliento. Tanto el hilo dental como el enjuague son elementos que contribuyen a que tus dientes se mantengan limpios y libres de manchas por más tiempo. Pero si bien son complementos del cepillado, no deben sustituirlo o reemplazarlo.

     

    Al mismo tiempo, es muy importante que evites el consumo excesivo de bebidas y alimentos que amarillean los dientes. Hablamos, por ejemplo, del café, el té, el vino tinto, los refrescos y los alimentos con pigmentos que manchan el esmalte dental. En la medida de lo posible, debes limitar el consumo de estos alimentos y bebidas. No obstante, si los consumes te recomendamos enjuagar la boca con agua después de cepillarte los dientes.

     

    También es muy recomendable dejar de fumar para que no se amarilleen los dientes. El humo del tabaco contiene sustancias tóxicas como la nicotina, el alquitrán y otros compuestos que son absorbidos por los poros del esmalte dental. Con el tiempo, estos compuestos se acumulan formando manchas amarillas en la superficie de los dientes. Además, el tabaco reduce el flujo de saliva y disminuye la capacidad natural de la boca para eliminar las manchas y neutralizar los ácidos que dañan el esmalte dental.

    Tratamientos profesionales para eliminar el color amarillo de los dientes definitivos

    Además de la rutina de higiene bucal diaria, existen diversos tratamientos profesionales con los que podemos conseguir que tus dientes vuelvan a adquirir un tono blanco y brillante.

     

    Uno de los más habituales y efectivos para eliminar el color amarillo de los dientes definitivos es el blanqueamiento dental. Un procedimiento que se realiza en nuestro centro o en casa bajo la supervisión de un dentista.

     

    Durante el blanqueamiento dental, utilizamos un gel blanqueador de alta concentración que se aplica sobre los dientes. A través de la activación de una luz especial, el gel penetra en el esmalte dental y va eliminando las manchas y decoloraciones. El blanqueamiento dental casero, por su parte, implica el uso de férulas y geles blanqueadores transparentes proporcionados por el dentista. Estos elementos se aplican en las piezas dentales durante un periodo de tiempo determinado.

     

    Las carillas dentales son otra opción muy popular y efectiva para eliminar el color amarillo y mejorar la apariencia de los dientes. Las carillas son finas láminas de porcelana o resina compuesta que se adhieren a la parte frontal de los dientes. Estas carillas cubren el esmalte dental y pueden cambiar el color, la forma y hasta el tamaño de los dientes. Además de ocultar el tono amarillo, también corrigen otras imperfecciones dentales (fracturas, desgastes, espacios entre los dientes, etc.). Un tratamiento que, si bien es más invasivo que el blanqueamiento dental, tiene un efecto muy natural y duradero.

     

    Por último, tenemos que hablar de la limpieza dental profesional realizada por un dentista o un higienista dental. A través de este tratamiento, eliminamos la placa bacteriana y el sarro acumulados en los dientes. Un tratamiento que ayuda a prevenir enfermedades periodontales y a mejorar el color de los dientes.

     

    En realidad, la limpieza dental profesional no es en sí un tratamiento específico para blanquear los dientes. Sin embargo, sí nos permite eliminar algunas manchas superficiales y devolver a tus dientes un aspecto y una estética más brillante.

     

    Así pues, si tus dientes definitivos han adquirido un color amarillo, no te preocupes. Pide cita en P&P Clinic y solucionaremos tu caso con algunos de los tratamientos profesionales con los que contamos.

     

     

    Primera visita gratis

    Presupuesto sin copromiso

    Financiación hasta 60 meses

    Nuestras Especialidades